Entrevista a Inmaculada Ocaña: «He sentido miedo, pero se ha ido apaciguando»

/Entrevista a Inmaculada Ocaña: «He sentido miedo, pero se ha ido apaciguando»
Entrevista a Inmaculada Ocaña: «He sentido miedo, pero se ha ido apaciguando» 2017-08-26T11:13:44+00:00

 

Entrevista a Inmaculada Ocaña: «He sentido miedo, pero se ha ido apaciguando»

Pilar Begoña 28 julio, 2016

  • Aquí Actualidad habla con Inmaculada Ocaña, pareja actual de Antonio Ruiz Daza, acusado de malos tratos psicológicos sobre su ex mujer
  • La mujer que según auto judicial fue maltratada psicológicamente por su ex-marido, María Salmerón Parrilla, ha sido indultada de forma parcial por tercera vez consecutiva por el Gobierno Español.
  • Mostramos así la cara menos mediática de un caso que ha llegado incluso a los platós de televisión.
«Uno de los abogados de María Salmerón dejó de trabajar para ella también por miedo»«Uno de los abogados de María Salmerón dejó de trabajar para ella también por miedo»

Según el periodista de El Mundo, Eduardo del Campo, en una entrevista realizada a Antonio Ruiz Daza, «la sección cuarta de lo Penal de la Audiencia de Sevilla, en sentencia del 28 de marzo de 2008 ratificada por el Tribunal Supremo», condenaba a Antonio Ruiz Daza «a 21 meses de prisión (que no tuvo que cumplir al carecer de antecedentes penales) por un delito de malos tratos psicológicos continuados sobre María».

Los hechos

Tras dos años de convivencia, María Salmerón denunció a su entonces esposo porsupuestos malos tratos verbales, siendo las causas archivadas y continuando ambos con su relación. Pero con el nacimiento de su hija llegó la separación. Entonces la custodia fue dada a la madre y se estableció un régimen de visitas que María Salmerón no cumplió.

Así quedó la situación hasta el 31 de julio de 2006 cuando una jueza le concedió la custodia a Antonio. Comenzaron a partir de ese momento las denuncias por parte de Salmerón, y de nuevo la custodia de la menor le fue devuelta.

La entrevista

Después de la presentación y los correspondientes saludos cordiales, Inmaculada Ocaña comenzaba a responder a nuestras preguntas en un tono muy amigable y educado.

AA: ¿Cómo han sido estos últimos 11 años para Inmaculada Ocaña?

IO: Mucho sufrir. Hemos vivido detrás de una cámara, detrás de un objetivo por miedo a las denuncias de la señora Salmerón. Cuando tuvimos a la niña, la situación no era normal. Esta señora continuamente denunciaba a Antonio, a sus hermanas, a mí personalmente. Hacíamos fotografías y vídeos porque sabes que estás viviendo unasituación anómala que no es la de una relación normal.

AA: María Salmerón ha puesto en duda la correcta atención que Antonio ejercía con su hija.

IO: Era la reina de la casa. Dice ella —María Salmerón— que la niña era un mueble para el padre. No, no; todo mentira. Además, en las fotografías que han salido en prensa se ve a la niña jugando, e incluso peinándonos en una ocasión en carnavales. Tenemos fotografías encima del mueble. En una de las primeras ocasiones que estuve yo con Antonio, creo recordar que fue en 2007, nos fuimos a Tenerife. Él tenía contratado el viaje con la niña pero no apareció: la madre no nos la dejó. O sea que un mueble… Vamos, tú imagínate.

AA: ¿Se puede convivir cubriendo las espaldas?

IO: ¡Claro! No se vive una situación normal, es anómala. No vives bajo unas circunstancias en las que puedas relacionarte como normalmente me puedo yo relacionar contigo o con tus hijos. Que no, que no; vives detrás de un objetivo. En alguna ocasión he dicho que cuando he estado con la niña, desafortunadamente ha sido así, hemos vivido detrás de una cámara, no como vivo ahora con su hijo y su nieta —los de Antonio—. Ahora vivimos una situación lógica y normal de pareja, de convivencia. Sobre todo nos respetamos y ya está. Él respeta a mis hijos, yo respeto a los suyos. Que no; no hay nada, no existe nada.

AA: ¿Qué me dices acerca del rencor?

IO: ¿Quién? ¿Yo? Yo no; no, no;  para nada. Más bien siento pena. Vivir así… Ella —María Salmerón—, bipolar depresiva, vive en su mundo; incluso se cree sus propias fantasías. Si yo hubiera visto cualquier atisbo de maltrato de Antonio, me hubiese puesto del lado de María, le hubiera dicho: «María, yo te apoyo». Pero son 11 años de convivencia, mucho tiempo. Y no solo yo, que la primera esposa de Antonio vivió 15 años con él.

AA: ¿Has tenido miedo a María Salmerón alguna vez?

IO: En alguna ocasión. Pero no por mí directamente, por mis hijos. Poca gente sabe que uno de los abogados de María dejó de trabajar para ella también por miedo. Eso se lo dijo al abogado de Antonio. He sentido miedo de ella, pero se ha ido apaciguando con el tiempo. Nunca he sentido odio, ni rencor; nunca.

AA: ¿Podría Inmaculada Ocaña conceder el perdón?

IO: No tengo porqué perdonarla. El perdón es cosa de Antonio que es al que verdaderamente le ha hecho daño. A pesar de que haya estado con Antonio cuando él se enfrentaba a 12 años de prisión. Eso es muy duro. Nadie sabe lo que es abrazar a alguien en la cama temblando, literalmente. No podía dejarlo solo ni para dormir la siesta, porque me decía: «por favor, ¿te puedes echar conmigo?». Era temblar de miedo. Y menos mal que le absolvieron, aunque María vaya diciendo por ahí que abusó sexualmente de ella y eso sea totalmente incierto. No sólo lo dice ella, también los colectivos que la apoyan: deben asegurarse antes de decir algo así porque es incierto. Antonio no está condenado por abusos sexuales. María quiso denunciarlo, pero no lo consiguió.

AA: A nadie han indultado tantas veces en este país. ¿Quién hay detrás?

IO: A nadie. Alguien hay. Mira, Susana Guerrero, esa señora que también era un adalid y que incluso fue apoyada por el señor Pedro Sánchez en un reportaje de prensa, ahora está sentenciada por denuncia falsa. Susana ha sido presentada como un modelo porque las ideologías de género son una de las cosas que más dinero da a un partido político. A mí no me representan ni me van a representar en la vida. No creo en esa ideología.

AA: ¿Habéis dejado de creer en la justicia?

IO: No llegas del todo a dejar de creer. A Antonio no le han quitado razón, tan sólo fue condenado. Tampoco estamos de acuerdo. Han sido más de 20 las denuncias de María a Antonio después de 2 años de haberse separado, porque él quiere ver a su hija e insiste en verla. Por eso ella —María— no se la quitó.

AA:  ¿Qué le diría Inmaculada Ocaña a otras segundas esposas que estén pasando por lo mismo que tú?

IO: Paciencia, mucha paciencia. No tener nunca rencor, tampoco ira. Es cuestión de justicia, y la justicia tiene que venir de otras vertientes, no del rencor o de la rabia. Lo más importante es el amor.

AA: Entonces, ¿el amor puede con todo?

IO: El amor puede con todo. Esa niña también ha pasado mucho sufrimiento al serapartada de su padre y de su familia paterna; de todo. Seré muy romántica (risas). Creo que sí: tender una mano es muy necesario. He querido y quiero muchísimo a esa niña.

AA: Eres la fundadora de AVILEGEN…

IO: Fuimos 4 mujeres las que creamos la asociación a raíz de una manifestación aquí en Sevilla. Una de las madres tenía un hijo en prisión por este mismo tema.

AA: Por último, Inmaculada: ¿Sabes que se ha abierto en Change.org una página para que María Salmerón entre en el Libro Guiness de los Records por sus 3 indultos?

IO: (risas) Yo lo dije en rueda de prensa: la guasa es el único mecanismo de defensa que tenemos. Las segundas esposas no contamos para nada. ¿Y sabes por qué? Porquenos tienen muchísimo miedo. Nosotras somos también mujeres, somos igual que ellas. Si dices que apoyas a las mujeres, nos tienen pisada la cabeza.

 

http://aquiactualidad.com/entrevista-a-inmaculada-ocana-he-sentido-miedo-pero-se-ha-ido-apaciguando-con-el-tiempo/

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas